¿POR QUÉ HAY QUE VIAJAR A CATALUÑA?

Viajar por Cataluña es una apuesta segura gracias a la diversidad de su oferta turística, de hecho, en 2020 fue el destino español preferido por los viajeros internacionales. ¿Por qué? Bueno, la heterogeneidad su territorio permite satisfacer a turistas de todo tipo, desde amantes de las playas paradisíacas hasta estoicos senderistas que van en busca de rutas de alta montaña. No cabe duda de que el turista más exigente podrá complacer sus expectativas con las posibilidades que ofrece el paisaje catalán.

BARCELONA: UNA DE LAS GRANDES CIUDADES EUROPEAS

Barcelona, capital de Cataluña y también conocida como Ciudad Condal, es el centro neurálgico de la comunidad autónoma. Se trata del lugar más visitado por excelencia gracias a su enorme oferta artística y gastronómica: escenario de grandes obras literarias (La Sombra del Viento, Sin Noticias de Gurb, Los Detectives Salvajes…), cuna de famosos arquitectos y pintores (Antoni Gaudí, Salvador Dalí, Joan Miró…), lugar de nacimiento de ilustres literatos (Mercè Rodoreda, Ramon Llull, Manuel de Pedrolo…), residencia de excelentes músicos (Joan Manuel Serrat, Montserrat Caballé o Lluis Llach) y origen de estrellas de la alta gastronomía (Ferran Adrià, los hermanos Roca o Jordi Cruz). Gracias a estas prestaciones Barcelona se ha convertido en una metrópolis conocida a nivel mundial, por ende, los viajeros que disfrutan de pasear por espacios urbanos podrán satisfacer sus necesidades y conocer las calles de una urbe cuya oferta cultural es inintermitente.

ALTA MONTAÑA EN EL PIRINEO CATALÁN

Sin embargo, para aquellas personas que busquen huir de las aglomeraciones urbanas, Cataluña posee uno de los paisajes geográficos más atractivos para deportistas de alta montaña: los Pirineos. Desde el Valle de Arán hasta los pueblos del Ripolles. Girona y Lleida son las provincias ideales para turistas que buscan vivir una experiencia rural en contacto con la madre naturaleza. Los lugares con más atractivo turístico son el Parque Nacional de Aigüestortes, Baqueira Beret o la Cerdaña.

PLAYAS PARADISÍACAS, EL TESORO DE LA COSTA BRAVA

Y por si esto fuera poco, es imposible viajar a Cataluña y no pisar las playas de la ya más que conocida Costa Brava. Más de 214 kilómetros ocupa la franja litoral catalana. Una costa que esconde decenas de calas bañadas por un agua turquesa propia de postales paradisiacas. Los viajeros que disfruten de unas clásicas vacaciones tumbados al sol también podrán hacerlos en este escenario propio de un set cinematográfico.

LA HISTORIA DE LA TIERRA

Por último, y no por ello menos importante, los apasionados por la historia podrán visitar cientos de pueblos románicos, escenarios de batallas de la Guerra Civil Española, construcciones medievales, monasterios del siglo pasado o gloriosas catedrales. Cataluña guarda una ferviente historia de guerras en defensa de su cultura que dejarán indiferentes a muy pocos.

VIAJAR POR CATALUÑA, UNA APUESTA SEGURA

En resumen, si Cataluña es uno de los destinos turísticos más visitado del territorio español es porque puede acoger a un arquetipo de turista muy diverso y ofrecer una experiencia a la altura de puntos turísticos más importantes del mundo.

Turismo sostenible

Muestra experiencias de valor, y siempre serán recordadas

Me gusta y lo quiero compartir: