El Maresme es una comarca situada al norte de Barcelona que posee una topografía única. Por el oeste, se levanta la cordillera litoral formando un conjunto de montañas en las que disfrutar de parajes naturales y rutas de senderismo varias. Por el este, más de 50 km de playas arenosas y cristalinas que lo convierten en un lugar ideal para pasar los meses de verano refrescándote en la playa. El Maresme es considerado por muchos la joya oculta de la provincia de Barcelona, pues se encuentra a tan solo 30 minutos de la capital y permite gozar de las prestaciones de una gran ciudad a la par que se vive en un entorno natural y privilegiado. Hablamos pues de los pueblos de esta comarca que poseen un encanto único y especial.

1. LOS XURRAVINS EN SANT VICENÇ DE MONTALT

Sant Vicenç de Montalt es un pequeño pueblo escondido de la comarca del Maresme. Su característica más sorprendente es que está dividido en dos zonas muy diferenciadas: el núcleo antiguo y la costa. Ambas tienen, sin embargo, un encanto especial. En la primera el viajero podrá disfrutar de construcciones medievales, una iglesia encantadora, plazas de piedra y monumentos en honor a su pasado agrario (en especial el cultivo de viñedos). Por el otro, playas de gran amplitud que permiten al bañista gozar de intimidad y de uns refrescantes inmersiones en aguas limpias y cristalinas. Como dato curioso los habitantes de Sant Vicenç de Montalt se llaman entre ellos xurravins, un mote derivado de la palabra xurraví, una especie de pájaro muy común en las extensiones del Maresme.

2. CALDES D’ESTRAC Y SUS AGUAS TERMALES

Caldes d’Estrac, conocido popularmente como Caldetes, es otro municipio del Maresme, hogar o casa de veraneo de un gran número de personalidades dentro del mundo de la literatura y la poesía: Apel·les Mestres, Joan Maragall, Jacinto Verdaguer o Josep Palau i Fabre. Un lugar encantador donde los haya, en el pueblo de Caldetes se respira un aire mediterráneo de lo más bohemio. No sólo goza de unas playas espectaculares, sino que es conocido por sus populares aguas termales, que se usan por sus propiedades curativas y medicinales.

3. UN PUERTO ENVIDIABLE EL DE ARENYS DE MAR

Otro diamante en bruto para los viajeros empedernidos es el afable pueblo de Arenys de Mar. Como todos los municipios del Maresme, la línea ferroviaria y la carretera nacional NI divide el pueblo en dos partes diferenciadas: la zona mar y el núcleo antiguo. Este pequeño lugar se caracteriza por tener una gran tradición pesquera, en su puerto podremos disfrutar de una comida a base de pescado y marisco fresco con vistas espectaculares. Además, cerca de Arenys de Mar está el macizo del Montseny y el parque natural Corredor-Montnegre, para que los viajeros que prefieran paisajes más montañosos.

4. ¿VALLGORGUINA?

Por último, aunque no forme parte del Maresme, Vallgorguina es un coqueto pueblo del interior que delimita con la comarca del Maresme pero que propiamente pertenece al Valles Occidental. Se trata de un pueblo interior de gran tradición payesa en el que podremos disfrutar de paisajes verdes y de una placidez y calma propia de los lugares menos masificados. Una riera apacible, casitas bajas y unos pocos comercios. Si buscas un lugar en el que desconectar, Vallgorguina es el pueblo idea, además conserva un Dolmen de piedra con miles de años de antigüedad, lo que incrementa su valor patrimonial y cultural.

Estos son los pueblos que a nuestro parecer tiene mayor encanto en la comarca del Maresme, en todos ellos podrás disfrutar de nuestra Gymkanas Digital Turística y pasar un tarde conociendo la cultura y la historia que se esconde tras sus calles. Sigue promoviendo el turismo sostenible eligiendo destinos menos masificados.

Turismo sostenible

Muestra experiencias de valor, y siempre serán recordadas

Me gusta y lo quiero compartir: